Ir al contenido principal

En Corto - Ambulantaje, Rutas Certificadas y Transporte Público

El ambulantaje pasa por la desigualdad económica. No es la primera vez ni la última que vemos operativos que tratan de imponer cierto orden pero sin fuentes de trabajo, es difícil que los ambulantes, sean clientela electoral o no, renuncien a su fuente de ingreso. No ha habido una conexión con los habitantes del centro de Guadalajara. Seguramente habrá algo de sabiduría en qué no se quiere ver en el centro (artículos robados, mercancías ilegales chinas) y lo que sí se quiere ver (giros tradicionales, comida). Recurrir a dispersar comerciantes informales con policía estatal y gases lacrimógenos no solamente es represivo, es una falta de oficio político tremenda.

Foto de Notisistema
El aumento al transporte público mediante certificación nos deja ver que el enfoque técnico de gobierno y partidos está agotado. El problema es claro y está sobrediagnosticado. Los organismos técnicos y observatorios, sin dientes, no hacen más que decirnos lo que ya sabemos: el transporte público es malo y necesita mejorar. Es necesario abrir el debate político (no técnico) serio y hablar de cosas tabú, como estatizar rutas que no sean rentables, según nos dicen los propios concesionarios y mejorar rutas que son un problema social, como la ruta 380 que traslada a miles de personas.

Puntos mínimos para la mejora del transporte:
  • Integrar un sistema de transporte, mediante el trasbordo: comprar un boleto, poder tomar varios camiones.
  • Un sistema de abonos semanales, mensuales y anuales para que se tenga predictibilidad en los ingresos y ganancias.
  • Que quien más use el transporte pague menos: discutir un subsidio a trabajadores del extrarradio de la Zona Metropolitana.

Ya basta de que quienes son más desaventajados económicamente paguen los platos rotos de un sistema de transporte defectuoso, corporativizado y privatizado. Incluso a quienes tienes carro les afecta: hay miles de horas-hombre perdidas en el tráfico. Estos costos invisibles hacen de Guadalajara una urbe poco efectiva y deshumanizada. Abramos el debate político, el tiempo de lo técnico ya pasó.

Lo más leído de Rodrigo Cornejo:

Reseña: "Tomóchic" de Heriberto Frías

Tomóchic es una novela corta que contiene el germen espiritual de la lucha por la libertad del mexicano. El maestro tapatío Gutierrez Vega (Q.E.P.D.) la nombró como el relato de la resistencia numantina en México por antonomasia. En un pueblo de más o menos cien habitantes, nace un nuevo culto religioso y un orgullo que devendría en heroísmo. ¿Por qué? El gobierno central vive entregando sin pudor aquellas tierras y recursos al extranjero, práctica que sobrevive hasta nuestros días. Traición apátrida suficiente para colmar la paciencia de cualquiera. A raíz de ello, habitantes celosos de sus tierras y su forma de vida se defienden hasta las últimas consecuencias de casi 1000 soldados federales que llegan a Chihuahua con la consigna de doblegarlos a toda costa. Acontece después que en pleno combate al enemigo, ambos bandos descubren su humanidad. Empero, absortos en la ígnea refriega, la razón real de la batalla los elude. En la página 134 se abre la primera grieta moral en los

Reseña: El rey viejo de Fernando Benítez

Es un azar. Los que nos eran leales nos traicionaron, los que fueron traidores pueden salvarnos. no sabemos ya nada de nada. — Extraño país el nuestro. — Es un país corrompido hasta la médula de los huesos -suspiró. Enrique a Carranza, en medio de su huída. El sueño y desencanto de un burócrata con aspiraciones de intelectual perfila muy bien el momento de quiebre que tal vez pasaron los secretarios de este nuevo régimen. Ellos, al igual que Enrique, el burócrata de El rey viejo, fueron violentamente atravesados por la crudeza de la política mexicana cuando creyeron que podían acceder a las glorias del gobierno y hacer historia sin penurias o dificultades. "No hay un gran mexicano que no sea o haya sido un fugitivo". No me simpatiza la causa legalista de Carranza pero la corta novela ayuda a forjar una extraña empatía del orden ante el caos de los mexicanos que no se cansaban de guerrear entre ellos, cambiando de bando conforme la necesidad, la codicia y