Ir al contenido principal

Apuntes acerca de la caravana migrante

México ha sido un país expulsor de migrantes. Durante décadas, quienes han emigrado a EE.UU. han demostrado tanto el lado beneficioso de la migración para el país receptor como los paradójicos beneficios para el país expulsor, que sin cumplir sus obligaciones básicas con sus ciudadanos, recibe un premio en forma de millonarias remesas.

La Caravana de migrantes hondureños salió durante las primeras horas de la mañana de este miércoles de la capital de Guatemala para continuar su viaje rumbo a México. Foto: AP
No hemos tenido que reflexionar más que ocasionalmente acerca de México y sus responsabilidades frente al fenómeno de todos los mexicanos que viven en EE.UU. Cuando un presidente estadounidense tiene una postura de migración dura, a veces ni siquiera sucita una discusión. Ese fue el caso con el récord de deportaciones de Obama. Ahora, Trump solo causó enojo e indignación cuando ofendió el orgullo nacional y lejos de sucitar una conversación nacional acerca de migración, columnistas y población en general atacaron la percibida debilidad de Peña y Videgaray. Los más críticos, atacaron su aparente sumisión a un gobierno extranjero.

Cientos de inmigrantes hondureños le dijeron adiós esta mañana a la capital guatemalteca y siguen su camino a México. Foto: EFE
Están entrando a México miles de personas con la intención de migrar a EE.UU. Si las redes sociales son medida de la aceptación de los mexicanos ante la posibilidad de que miles de centroamericanos se queden a trabajar y vivir en México, hay mucha xenofobia y poco futuro.

Sin embargo, adicional a cierta xenofobia y racismo, hay también una gran desconexión entre lo que muchos mexicanos piensan y dicen de su país y lo que están dispuestos a aceptar que suceda en él.

Si México mejora su rumbo y continúa siendo una economía grande en Norteamérica, seguirá siendo una potencia económica y un punto de referencia para millones de centroamericanos. En una estancia corta en Nicaragüa, me di cuenta de que la imagen popular de México es de riqueza y bienestar. Parecerá raro para quienes vivimos aquí, pero es verdad.

¿Qué queremos respecto a la migración como país? No tenemos una historia abiertamente racista codificada en la ley, como algunos países latinoamericanos. Ya hemos recibido oleadas de inmigrantes tanto europeos como no europeos.

¿Usted qué preferiría? ¿Que nuestro país diera asilo y cobijo a los inmigrantes que están intentando llegar a EE.UU.? ¿Que los expulsara y regresara a sus países de orígen? ¿Dejarlos pasar libremente y que intenten entrar a EE.UU. para que sean apresados por la patrulla fronteriza?

Como nieto de inmigrantes, les puedo decir que México puede ser un país generoso. Pero tenemos que hacer que lo sea. El orgullo nacional tiene que corresponder con la realidad y si aspiramos a que México esté a la altura de su fama como país ‘cálido y hospitalario’ más nos vale hacer algo al respecto.

Lo más leído de Rodrigo Cornejo:

Reseña: "Tomóchic" de Heriberto Frías

Tomóchic es una novela corta que contiene el germen espiritual de la lucha por la libertad del mexicano. El maestro tapatío Gutierrez Vega (Q.E.P.D.) la nombró como el relato de la resistencia numantina en México por antonomasia. En un pueblo de más o menos cien habitantes, nace un nuevo culto religioso y un orgullo que devendría en heroísmo. ¿Por qué? El gobierno central vive entregando sin pudor aquellas tierras y recursos al extranjero, práctica que sobrevive hasta nuestros días. Traición apátrida suficiente para colmar la paciencia de cualquiera. A raíz de ello, habitantes celosos de sus tierras y su forma de vida se defienden hasta las últimas consecuencias de casi 1000 soldados federales que llegan a Chihuahua con la consigna de doblegarlos a toda costa. Acontece después que en pleno combate al enemigo, ambos bandos descubren su humanidad. Empero, absortos en la ígnea refriega, la razón real de la batalla los elude. En la página 134 se abre la primera grieta moral en los

Reseña: El rey viejo de Fernando Benítez

Es un azar. Los que nos eran leales nos traicionaron, los que fueron traidores pueden salvarnos. no sabemos ya nada de nada. — Extraño país el nuestro. — Es un país corrompido hasta la médula de los huesos -suspiró. Enrique a Carranza, en medio de su huída. El sueño y desencanto de un burócrata con aspiraciones de intelectual perfila muy bien el momento de quiebre que tal vez pasaron los secretarios de este nuevo régimen. Ellos, al igual que Enrique, el burócrata de El rey viejo, fueron violentamente atravesados por la crudeza de la política mexicana cuando creyeron que podían acceder a las glorias del gobierno y hacer historia sin penurias o dificultades. "No hay un gran mexicano que no sea o haya sido un fugitivo". No me simpatiza la causa legalista de Carranza pero la corta novela ayuda a forjar una extraña empatía del orden ante el caos de los mexicanos que no se cansaban de guerrear entre ellos, cambiando de bando conforme la necesidad, la codicia y