Ir al contenido principal

Candidaturas independientes

Las candidaturas independientes son una figura de reciente aparición que aún no se han implantado en el imaginario de los electores. Eso es quizá su principal ventaja: son un objeto político maleable, en definición. No cargan aún con todas las asociaciones negativas del proceder corrupto y viciado de los partidos políticos.

El escenario que les aguarda es difícil porque la falta de fe en el sistema electoral representativo como una vía para cambiar la realidad de México y de Jalisco es enorme. La repentina aparición de personajes del mundo del entretenimiento en ellas apuesta a restarle seriedad a la figura.  Los partidos políticos que recogen a personas destacadas y visibles de todos lados y los hacen pasar como ‘independientes’ ya amenazan con disminuir su legitimidad. Por último, la deficiente legislación al respecto añade una capa más a estas dificultades.

¿Es posible construir una candidatura independiente que capture y sintetice las demandas de los jaliscienses de manera efectiva? Lograr esto supondría construir un proyecto político coherente y de largo aliento, que no nazca y muera en una sola elección. Las candidaturas independientes tienen un horizonte liberador: al ser esfuerzos que están libres de las ataduras partidistas, tienen una capacidad ampliada para tomar decisiones, pueden usar herramientas de democracia directa e incorporar rápidamente a personas interesadas en trabajar políticamente por su distrito, ciudad y estado. Pueden ser punta de lanza en un esfuerzo confederado, articulando organizaciones de la sociedad civil, individuos aislados y organizaciones de vecinos.

La zona metropolitana de Guadalajara ha visto nacer a una pluralidad de movimientos civiles y de reivindicación de derechos que han enriquecido la vida política de la ciudad y del estado de Jalisco: colectivos ciclistas, de derechos de la mujer, aquellos que reclaman justicia por los desaparecidos y por los derechos de los migrantes. Las temáticas y el trabajo de estos grupos generalmente reman contra corriente cuando tratan de insertarse en el proceso político formal. Estas agendas invisibles pueden encontrar una vía de expresión auténtica en las candidaturas independientes, que podrían representar de manera genuina y no clientelar a muchos actores sociales que no encuentran opciones de participación en ninguna de las opciones partidistas.

Sin embargo, este horizonte tiene claras limitaciones: para construir una opción política fuerte y sostenida es necesaria una cantidad enorme de trabajo y esfuerzo. La ausencia de estructuras formales de organización deja en desventaja a los independientes respecto a los partidos. Aparte, hay que competir contra carretadas de dinero y fuertes relaciones de dependencia de clientelas electorales muy establecidas: sindicatos, grupos de poder insertos en los barrios, ONGs que viven del presupuesto, etc. Ser competitivo en estas condiciones y hacerlo sin acceder a fuentes de financiamiento dudosas es un gran reto. Tal vez sólo la imaginación política pueda superar esta enorme barrera pero no es garantía de ello.

A fin de cuentas, será necesaria una fuerte dosis de realismo: los arquitectos de la figura de candidatos independientes fueron artífices del endeudamiento, derroche y fraude en Jalisco (los diputados y los partidos). Sería extraño que entregaran herramientas a los ciudadanos para ocupar los espacios de poder que ellos tan celosamente guardan para sí mismos, ¿no? Sería algo inédito. Ya veremos si algo de eso es posible.

Lo más leído de Rodrigo Cornejo:

Reseña: "Tomóchic" de Heriberto Frías

Tomóchic es una novela corta que contiene el germen espiritual de la lucha por la libertad del mexicano. El maestro tapatío Gutierrez Vega (Q.E.P.D.) la nombró como el relato de la resistencia numantina en México por antonomasia. En un pueblo de más o menos cien habitantes, nace un nuevo culto religioso y un orgullo que devendría en heroísmo. ¿Por qué? El gobierno central vive entregando sin pudor aquellas tierras y recursos al extranjero, práctica que sobrevive hasta nuestros días. Traición apátrida suficiente para colmar la paciencia de cualquiera. A raíz de ello, habitantes celosos de sus tierras y su forma de vida se defienden hasta las últimas consecuencias de casi 1000 soldados federales que llegan a Chihuahua con la consigna de doblegarlos a toda costa. Acontece después que en pleno combate al enemigo, ambos bandos descubren su humanidad. Empero, absortos en la ígnea refriega, la razón real de la batalla los elude. En la página 134 se abre la primera grieta moral en los

Reseña: El rey viejo de Fernando Benítez

Es un azar. Los que nos eran leales nos traicionaron, los que fueron traidores pueden salvarnos. no sabemos ya nada de nada. — Extraño país el nuestro. — Es un país corrompido hasta la médula de los huesos -suspiró. Enrique a Carranza, en medio de su huída. El sueño y desencanto de un burócrata con aspiraciones de intelectual perfila muy bien el momento de quiebre que tal vez pasaron los secretarios de este nuevo régimen. Ellos, al igual que Enrique, el burócrata de El rey viejo, fueron violentamente atravesados por la crudeza de la política mexicana cuando creyeron que podían acceder a las glorias del gobierno y hacer historia sin penurias o dificultades. "No hay un gran mexicano que no sea o haya sido un fugitivo". No me simpatiza la causa legalista de Carranza pero la corta novela ayuda a forjar una extraña empatía del orden ante el caos de los mexicanos que no se cansaban de guerrear entre ellos, cambiando de bando conforme la necesidad, la codicia y