Ir al contenido principal

Reseña: "Mi General" de Gregorio López y Fuentes


Comienzo. "Lo que te voy a decir es sumamente serio. Tú sabes si aceptas o no." La voz continúa. Se va a revolver el agua. Levántate conmigo. ¿Qué tienes que perder, muchacho? Un extravío del destino lleva a un joven rural a convertirse en un bravío revolucionario, que después de ganar algunas escaramuzas agrega adeptos a su séquito que conforme se hace más nutrido, va creciendo en reputación y respeto, fuera de toda proporción a las batallas que ha ganado y algunas que ha perdido.

La ductilidad del joven lo transforma en un hábil cabalgador de su propia reputación, hasta que llega a una ciudad en donde la deferencia se termina. Las cosas ya no suceden en automático. Hay que hacer jaripeo con las ambiciones y rangos militares de los demás. Hay que someterse, ser útil y hacerse de un nombre.

Miembro del Cuerpo de Policía Rural Mexicano en tren durante la Revolución. Esta fotografía apareció publicada por primera vez en la Revista de Revistas. Mayo de 1912, por Manuel Ramos.

La violencia de la lucha logra colarse en una de las escenas cúspide, en donde se hacen de tiros en medio de un discurso enardecido en la Cámara de Diputados los presentes, entre los cuales estaba Mi General. Los periódicos condenan la reyerta dentro del recinto supuestamente civilizatorio de la política, que resulta ser un polvorín de demagogos. Mi General lo descubre al develar ante sí mismo sus dotes de oratoria, cuando defiende a un compañero de bancada. Un nuevo dominio para cabalgar.

El ascenso al poder, entre más bronco, brusco y rápido, embriaga más fácilmente. Dinero, negocios y casas donde se practica la vida alegre, todo al alcance de la mano.

Luego la voz le dice: "Todo lo que lucha contra lo impopular es popular". Mi General decide apoyar a un candidato incorrecto. Se equivoca y por un capricho mucho menor que el que lo convenció a participar en muchos hechos de armas, cae de la gracia de Dios. Termina siendo aviador en la Cámara de Diputados, por lo cual recibe tres pesos diarios. Se pierde en el juego, sigue cayendo, de manera bellísima. Termina teniendo tanto miedo, que no puede salir del jacalito de azotea en donde se encerró a sí mismo, víctima de su asecho real e imaginado. Al final, juega con la posibilidad de volver al cultivo de la tierra.

Entre las últimas líneas del libro, se encuentra una ominosa sentencia: "Sentíamos una vergüenza recíproca". Poco sabría López y Fuentes que ese breve retazo del libro prefiguró con sus palabras el humor nacional que prevalecería durante décadas entre nosotros los mexicanos, de ser así, de vivir así, de vivir aquí.


Complemento audiovisual: Cortometraje "¡Viva México!" de Carlos Galindo (2018)
En medio de la Revolución Mexicana, Pedro es capturado por poseer una carta con un mensaje que podría cambiar el curso de la guerra. El general Félix Talavera está en el bando contrario. Ambos enemigos no sólo enfrentarán la guerra, también lucharán contra su pasado. Este cortometraje fue parte de la Muestra del Short Film Corner del Festival de Cannes en 2018.

https://www.filminlatino.mx/corto/que-viva-mexico/3746
Apoya al cine nacional, puedes ver gratuitamente el cortometraje aquí. ¡Compártelo! https://www.filminlatino.mx/corto/que-viva-mexico/3746

Lo más leído de Rodrigo Cornejo:

Reseña: "Tomóchic" de Heriberto Frías

Tomóchic es una novela corta que contiene el germen espiritual de la lucha por la libertad del mexicano. El maestro tapatío Gutierrez Vega (Q.E.P.D.) la nombró como el relato de la resistencia numantina en México por antonomasia. En un pueblo de más o menos cien habitantes, nace un nuevo culto religioso y un orgullo que devendría en heroísmo. ¿Por qué? El gobierno central vive entregando sin pudor aquellas tierras y recursos al extranjero, práctica que sobrevive hasta nuestros días. Traición apátrida suficiente para colmar la paciencia de cualquiera. A raíz de ello, habitantes celosos de sus tierras y su forma de vida se defienden hasta las últimas consecuencias de casi 1000 soldados federales que llegan a Chihuahua con la consigna de doblegarlos a toda costa. Acontece después que en pleno combate al enemigo, ambos bandos descubren su humanidad. Empero, absortos en la ígnea refriega, la razón real de la batalla los elude. En la página 134 se abre la primera grieta moral en los

Reseña: El rey viejo de Fernando Benítez

Es un azar. Los que nos eran leales nos traicionaron, los que fueron traidores pueden salvarnos. no sabemos ya nada de nada. — Extraño país el nuestro. — Es un país corrompido hasta la médula de los huesos -suspiró. Enrique a Carranza, en medio de su huída. El sueño y desencanto de un burócrata con aspiraciones de intelectual perfila muy bien el momento de quiebre que tal vez pasaron los secretarios de este nuevo régimen. Ellos, al igual que Enrique, el burócrata de El rey viejo, fueron violentamente atravesados por la crudeza de la política mexicana cuando creyeron que podían acceder a las glorias del gobierno y hacer historia sin penurias o dificultades. "No hay un gran mexicano que no sea o haya sido un fugitivo". No me simpatiza la causa legalista de Carranza pero la corta novela ayuda a forjar una extraña empatía del orden ante el caos de los mexicanos que no se cansaban de guerrear entre ellos, cambiando de bando conforme la necesidad, la codicia y