Ir al contenido principal

El caso Nexos y la libertad de expresión

Hace algunos días, la revista ‘Nexos’ fue multada e inhabilitada por falsificar un documento del Infonavit. La revista recibió un contrato de publicidad oficial, pero en el papeleo requerido presentó un documento apócrifo. Esto lo hizo para decir que no debía sus cuotas patronales cuando en realidad sí tenía un adeudo. Más allá de la contradicción de publicar en sus páginas columnas a favor de los derechos laborales de los trabajadores, hablemos del argumento de sus dueños y editores.

“No hay libertad de expresión” nos dicen en una editorial, alineándose al coro de las voces que dicen que en México vivimos una época difícil para la prensa. Todo esto a pesar de que ellos tienen espacios amplios en televisión abierta, medios de comunicación privados propios y que son amplificados por sus amigos y contactos en medios de comunicación privados a nivel internacional. Ni siquiera hablaremos de los nexos salinistas de dicha revista justo después del fraude del ’88, porque no alcanzaría el espacio.

Entrados en materia, hablemos de libertad de prensa. En los peores momentos del combate calderonista en la “guerra contra el narco” -plenamente desacreditada ahora por sus vínculos con el Cártel de Sinaloa-, un valiente periodista michoacano, Jesús Lemus Barajas, fue perseguido y encarcelado por revelar los nexos de la hermana de Calderón, “Cocoa”, con la Tuta. 

Una búsqueda rápida en Nexos no arroja una sola columna dedicada a advertir acerca de esta persecución política a Jesús Lemus. Este periodista tiene un libro en puerta, “El Licenciado” justamente sobre esta experiencia y sobre cómo el calderonismo, aquel que lo mandó matar y encarcelar, dejó a México en ruinas.

Tampoco encontré en otra búsqueda rápida referencias a Olga Wornat, valiente periodista que desde temprano en los gobiernos panistas denunció el despotismo de la primera dama, quien buscó gobernar a través de un disminuido e incapaz Vicente Fox. De las demandas y la persecución que se desató no hay en Nexos tampoco valientes textos defendiendo esa libertad de expresión. 

Con otro libro próximo a publicarse, titulado “Felipe El Oscuro” (que sólo ha podido salir a la luz porque ya hay genuina libertad de expresión), estamos seguros que por la pluma de Olga Wornat aprenderemos más acerca de cómo estos dos tiranos de la derecha buscaron aplastar a periodistas por debajo de la mesa, haciendo uso de las formas más oscuras y gangsteriles que pudieron encontrar.

Comparemos: una revista es sancionada por un acto ilegal de manera transparente y utilizando los mecanismos legales y legítimos para ello. Dos periodistas son exiliados, desterrados y uno de ellos encarcelado junto a delincuentes de alta peligrosidad. Sé que el Pueblo de México, en un esfuerzo de sensatez, sabrá diferenciar cuando la libertad de expresión está realmente en riesgo y cuando las élites, dueñas de medios privados, usan la leyenda negra de la persecución política para defender sus tribunas, intereses y su pretendido “derecho” de seguir privatizando la opinión pública.

Lo más leído de Rodrigo Cornejo:

Reseña: "Tomóchic" de Heriberto Frías

Tomóchic es una novela corta que contiene el germen espiritual de la lucha por la libertad del mexicano. El maestro tapatío Gutierrez Vega (Q.E.P.D.) la nombró como el relato de la resistencia numantina en México por antonomasia. En un pueblo de más o menos cien habitantes, nace un nuevo culto religioso y un orgullo que devendría en heroísmo. ¿Por qué? El gobierno central vive entregando sin pudor aquellas tierras y recursos al extranjero, práctica que sobrevive hasta nuestros días. Traición apátrida suficiente para colmar la paciencia de cualquiera. A raíz de ello, habitantes celosos de sus tierras y su forma de vida se defienden hasta las últimas consecuencias de casi 1000 soldados federales que llegan a Chihuahua con la consigna de doblegarlos a toda costa. Acontece después que en pleno combate al enemigo, ambos bandos descubren su humanidad. Empero, absortos en la ígnea refriega, la razón real de la batalla los elude. En la página 134 se abre la primera grieta moral en los

Reseña: El rey viejo de Fernando Benítez

Es un azar. Los que nos eran leales nos traicionaron, los que fueron traidores pueden salvarnos. no sabemos ya nada de nada. — Extraño país el nuestro. — Es un país corrompido hasta la médula de los huesos -suspiró. Enrique a Carranza, en medio de su huída. El sueño y desencanto de un burócrata con aspiraciones de intelectual perfila muy bien el momento de quiebre que tal vez pasaron los secretarios de este nuevo régimen. Ellos, al igual que Enrique, el burócrata de El rey viejo, fueron violentamente atravesados por la crudeza de la política mexicana cuando creyeron que podían acceder a las glorias del gobierno y hacer historia sin penurias o dificultades. "No hay un gran mexicano que no sea o haya sido un fugitivo". No me simpatiza la causa legalista de Carranza pero la corta novela ayuda a forjar una extraña empatía del orden ante el caos de los mexicanos que no se cansaban de guerrear entre ellos, cambiando de bando conforme la necesidad, la codicia y