Ir al contenido principal

Bastón, relevo y estafeta

Las transiciones presidenciales en México han sido objeto de comentarios y especulaciones de todo tipo. Desde los inicios del partido único, el arte de la nigromancia política pretende interpretar gestos públicos, privados, verbales y hasta corporales como signos del futuro político del país. Hoy en 2024, el partido que pergeñó ese orden (el PRI) está en vías de desaparición. Ese arte, sin embargo, persiste.

El presidente saliente López Obrador, como lector de historia, conoce bien esto y ha hecho un hábil uso de símbolos tales como la entrega del bastón de mando a Claudia Sheinbaum, que es por igual un gesto a los pueblos originarios como una transformación de los rituales palaciegos que antes caracterizaban la sucesión presidencial. Tan pública fue la sucesión presidencial, que AMLO se reunió con los entonces aspirantes en un restaurante fuera del Palacio Nacional. A puerta cerrada, sí, pero afuera del palacio.

Sin embargo, la obsesión de los liberales con la silla hiper presidencial busca señales mágicas por doquier de las instrucciones invisibles que López Obrador habría de mandarle a Claudia Sheinbaum. Esos opinadores solo conocen ese estilo de gobernar, no imaginan otra cosa. En vez de interpretar las mañaneras como la manera de generar un proyecto político, un discurso y acciones gubernamentales que trasciendan más de un sexenio, solo se imaginan al futuro expresidente Obrador “dictándole la plana” a Claudia.

Cuando no buscan esas señales inexistentes que comprobarían que esta transición es como las de antaño, buscan rupturas posibles por la reforma judicial. Coordinar una reforma de este tamaño entre presidente saliente y presidenta entrante es difícil, por la enorme aprobación popular que tiene la reforma, por la gran expectativa que ha levantado y por lo que implica ejercer una gran mayoría legislativa. Como se haga la entrega de ese relevo de agenda legislativa sí sentará un precedente. De ahí nació la necesidad de nombrar coordinadores de ambas cámaras a operadores políticos y legislativos con amplia experiencia y capacidad.

Por otro lado, entre sectores de la izquierda se barajan expectativas respecto a qué tanto cederá Sheinbaum a los grandes intereses económicos nacionales e internacionales. Las frecuentes reuniones de la virtual presidenta Sheinbaum con representantes de intereses corporativos, grandes capitales y transnacionales obedecen a una especie de “socialización de élites” al plan de gobierno y su concepto de prosperidad compartida.

Acompañada de una figura joven del mundo de los negocios, Sheinbaum recorre los mismos foros que en algún momento el presidente tuvo que recorrer de la mano de una suerte de traductora (¿quién no recuerda los pejenomics del colectivo Abre más los ojos?). El mismo rol de traducción de la 4T lo tuvo Alfonso Romo durante un tiempo, durante la presidencia de López Obrador, para luego pasarle ese rol a Tatiana Clouthier.

Además, recordemos que el presidente López Obrador no dejó de acudir a las Convenciones Bancarias, eventos oligárquicos donde anteriormente se orquestaba una oposición económica a la 4T. Tampoco se disculpó jamás en dichos foros por sus acciones de gobierno, planes futuros o la agresiva recaudación fiscal que emprendió.

Estamos viendo una transición presidencial cuyo mayor inconveniente ha sido una inestabilidad cambiaria temporal. El superpeso logró recuperarse porque, para usar el argot neoliberal, los factores fundamentales de la economía (los fundamentals) siguen siendo sólidos. La entrega de la estafeta política sucedió poco tiempo después de las iniciativas de ley llamados Planes A, B y C. La oposición no logró identificar eso, pensando que el fracaso inicial de esas reformas fue un triunfo, cuando en realidad fue dicho impedimento lo que energizó a la base obradorista a votar en masa y en cascada. El Plan C fue originalmente político. La oposición lo confundió con solo “una reforma” que le habían detenido al presidente López Obrador. Claudia Sheinbaum triunfó en alguna medida por ello y seguramente sabrá cómo orquestar dicha reforma de principio a fin.

Claudia Sheinbaum todavía no entrega a sus detractores ningún error para que hagan política con él por el simple hecho de que todavía no comienza a gobernar. Sin embargo, la seriedad con la que la toman los opositores, atizando miedo a cada oportunidad, es signo de que perciben el potencial que puede tener un gobierno que ponga la técnica al servicio de las mayorías.

Nombramientos como el de Pepe Merino lo confirman – la virtual presidenta actuará de manera frontal en campos considerados sagrados o exclusivos de la técnica neoliberal. Si logra hacerlo con éxito, el proyecto transformador habrá vencido a los conservadores en su propio refugio, que es la ciencia y técnica de élites, el conocimiento para el lucro y privatizado. El anuncio de una Secretaría de la Ciencia confirma que Sheinbaum irá al asalto por ese camino. Ese es un acierto de Sheinbaum ganado incluso antes de comenzar a gobernar: reivindicar la técnica, la eficiencia y la innovación desde lo público.

Foto: La Jornada

Lo más leído de Rodrigo Cornejo:

Wikipolítica, Futuro y la acción comunicativa

El Futuro del partido político en México como acción comunicativa Durante años, fui parte de Wikipolítica en Guadalajara, Jalisco. Puedo afirmar que antes de tomar la decisión de devenir en partido político local, fuimos un gran experimento de qué tan lejos podía llegar en la política la acción comunicativa . Por ello, es necesario hacer un ajuste de cuentas con el pasado filosófico de nuestra organización para explicar la decisión que tomamos. Inicialmente, comenzamos a hacer política intentando responder a una amplia demanda de diálogo y de que la gente fuera tomada en cuenta. Esta fue nuestra apuesta: que la comunicación puesta al nivel de la estrategia política, podía ser competitiva ante el poder económico y la fuerza bruta que ejercen los partidos políticos. También, durante mucho tiempo estuvimos convencidos, por diversas razones, que la solución a los problemas políticos podía conseguirse mediante el consenso y la participación de las personas. Este convencimiento de q

Reseña: El rey viejo de Fernando Benítez

Es un azar. Los que nos eran leales nos traicionaron, los que fueron traidores pueden salvarnos. no sabemos ya nada de nada. — Extraño país el nuestro. — Es un país corrompido hasta la médula de los huesos -suspiró. Enrique a Carranza, en medio de su huída. El sueño y desencanto de un burócrata con aspiraciones de intelectual perfila muy bien el momento de quiebre que tal vez pasaron los secretarios de este nuevo régimen. Ellos, al igual que Enrique, el burócrata de El rey viejo, fueron violentamente atravesados por la crudeza de la política mexicana cuando creyeron que podían acceder a las glorias del gobierno y hacer historia sin penurias o dificultades. "No hay un gran mexicano que no sea o haya sido un fugitivo". No me simpatiza la causa legalista de Carranza pero la corta novela ayuda a forjar una extraña empatía del orden ante el caos de los mexicanos que no se cansaban de guerrear entre ellos, cambiando de bando conforme la necesidad, la codicia y