Ir al contenido principal

El Soberano: Asilo, tradición patriótica de México

Hace una semana el gobierno mexicano anunció la posibilidad de otorgar asilo al activista Julián Assange, tras la negativa de extraditarlo a Estados Unidos por parte del Reino Unido.

De esta manera, México sigue cumpliendo a cabalidad la famosa doctrina Estrada y a la larga lista de personajes que han recibido asilo político desde mediados del siglo pasado -como Evo Morales León Trotski y José Martí- podría sumarse la llegada de Assange.

Para muchos analistas esta acción significa una confrontación con el gobierno estadounidense que está buscando extraditar a Assange para procesarlo por 17 delitos al amparo de su ley de espionaje y uno por la ley de fraude y abuso informático. 

En su momento, el presidente electo, Joe Biden, llamó a Assange un "terrorista de alta tecnología" en 2010 y remarcó que no debería recibir protección para periodistas porque alentó a divulgar información.

Sumemos a esto el asunto del reconocimiento de los resultados de las elecciones estadounidenses por parte del gobierno mexicano hasta que fuera oficial. Para la oposición, parecería ser que una vez más las acciones en materia diplomática van mal encaminadas y pueden ocasionar “terribles” consecuencias en la relación bilateral.

Sin embargo, una política exterior consecuente con los valores de la Cuarta Transformación defiende el valor cívico de llevar una buena relación con el pueblo de Estados Unidos, pero a la vez, dar asilo a quien se ha desempeñado a favor de la libertad de los pueblos y en contra de la opresión estadounidense. Con todos los documentos que se lograron recabar, hubo distintos medios y periodistas alrededor del mundo que pudieron ventilar y destapar distintos casos de corrupción, tráfico, violencia, abuso de poder y distintos malos manejos desde las altas esferas, que dañaban a la democracia y por ende al Pueblo.




Lo más leído de Rodrigo Cornejo:

Reseña: El rey viejo de Fernando Benítez

Es un azar. Los que nos eran leales nos traicionaron, los que fueron traidores pueden salvarnos. no sabemos ya nada de nada. — Extraño país el nuestro. — Es un país corrompido hasta la médula de los huesos -suspiró. Enrique a Carranza, en medio de su huída. El sueño y desencanto de un burócrata con aspiraciones de intelectual perfila muy bien el momento de quiebre que tal vez pasaron los secretarios de este nuevo régimen. Ellos, al igual que Enrique, el burócrata de El rey viejo, fueron violentamente atravesados por la crudeza de la política mexicana cuando creyeron que podían acceder a las glorias del gobierno y hacer historia sin penurias o dificultades. "No hay un gran mexicano que no sea o haya sido un fugitivo". No me simpatiza la causa legalista de Carranza pero la corta novela ayuda a forjar una extraña empatía del orden ante el caos de los mexicanos que no se cansaban de guerrear entre ellos, cambiando de bando conforme la necesidad, la codicia y

Reseña: "Los de Abajo" de Mariano Azuela

Antes de que Azuela decidiera cambiar su estilo a uno más surreal y psicológico, escribía un poco como Hemingway. Aunque él lo antecede, Hemingway tenía un objeto del deseo más noble y náutico que la revolución mexicana - el mar cubano. Azuela supo lidiar con lo que tenía enfrente en 1915 con un lenguaje directo y seco. No por ello es plano. Narrar como cae al suelo un federal al que habían "acostumbrado a no comer" es una estampa que brilla por su simpleza pero que también es dura y corroe. La conciencia de la violencia en medio de mezquites y nopales emerge de este libro. No se disculpa por existir. La revolución no civilizó a México, solamente desplegó fuerzas humanas y montaraces contra los intentos de modernizar el país a punta de esclavitud. Las 'limpiadas' que hacían al llegar a los pueblos los personajes de Azuela al principio son nobles pero culminan en una banda de pistoleros que cepillan el poco maíz de un campesino solamente porque pueden. Nadie gana