Ir al contenido principal

El Soberano: El legislador de barro

En días pasados, varios consejeros del INE —junto con su presidente Lorenzo Córdova (el del salario anticonstitucional) — comunicaron su decisión de aprobar un acuerdo que limita la sobrerrepresentación de los partidos políticos en las siguientes elecciones. Ciro Murayama admitió incluso que dicho defecto venía desde el proceso electoral de 2015. Este ‘lapsus brutus’ del consejero tiene varias implicaciones.

En primer lugar, se admite — si aceptamos el argumento del Instituto— que durante dos elecciones el INE toleró y validó una falla que es anticonstitucional y que distorsiona el resultado de los comicios. Aceptó esos resultados y no los cuestionó públicamente, como hace ahora. Mucho menos señaló con nombre y apellido al partido beneficiado.

En segundo lugar, se pone en evidencia que, al tolerar el INE una sobrerrepresentación del PRI, este partido —en coordinación con sus aliados funcionales (PAN, PRD) — la utilizó para emprender una serie de reformas constitucionales que significaron un cambio al carácter legal del Estado mexicano, eliminando las últimas barreras y protecciones sociales que existían. Es decir: la omisión y validación del INE tuvo efectos profundos —y nocivos— más allá de la elección. Afectó negativamente la vida de los mexicanos.

Ahora, de último minuto se pretende corregir esta ‘falla’ y señalar directamente a Morena como beneficiario de una presunta sobrerrepresentación. Esta confesión del INE pone claras sus verdaderas intenciones: su consejero y aliados no defienden la realización de elecciones limpias e imparciales, sino un liberalismo clásico yanqui bastante distorsionado en donde debe haber “balances y contrapesos”, así como presidentes débiles. Están en contra de los cambios constitucionales para restaurar esas protecciones sociales y están en contra de lo que puede lograr un partido y Presidente con mucha legitimidad en las urnas. A eso es a lo que el INE y sus legisladores de barro llaman “concentración del poder”.

Ojo, esta idea solo es válida para México. El bipartidismo y el presidencialismo de Estados Unidos no parece molestarlos. No, pretenden decirnos, es sólo México en donde esto es un problema, como apunta José Woldenberg en su defensa del INE. La verdad es que estos personajes y personeros están defendiendo un régimen anterior y derrotado. Están defendiendo salarios altos de los burócratas del INE y una democracia procedimental, vista como negocio redondo para ellos y sus aliados. Están evitando que la transformación que demanda la gente se vea reflejada en las urnas, congresos y leyes.

Para ello, están dispuestos a sacrificar todo su pudor y descubrirse. Están dispuestos a cambiar las reglas básicas del juego poco antes de comenzar y están dispuestos a salir de su pretendida neutralidad para nombrar a un partido político como su adversario. Por si fuera poco, están dispuestos a tomarse las facultades de un legislador de barro, cuando un instituto como el INE es solamente custodio y ejecutor de las reglas electorales. Eso no lo dijimos nosotros, lo dijeron ellos. Pero las instituciones que están conformadas por los opositores a la 4T son especialistas en una cosa: defender al Pueblo con sus palabras, pero traicionarlo con sus hechos.

ESTA COLUMNA APARECIÓ ORIGINALMENTE EN EL SOBERANO

Lo más leído de Rodrigo Cornejo:

Reseña: "Tomóchic" de Heriberto Frías

Tomóchic es una novela corta que contiene el germen espiritual de la lucha por la libertad del mexicano. El maestro tapatío Gutierrez Vega (Q.E.P.D.) la nombró como el relato de la resistencia numantina en México por antonomasia. En un pueblo de más o menos cien habitantes, nace un nuevo culto religioso y un orgullo que devendría en heroísmo. ¿Por qué? El gobierno central vive entregando sin pudor aquellas tierras y recursos al extranjero, práctica que sobrevive hasta nuestros días. Traición apátrida suficiente para colmar la paciencia de cualquiera. A raíz de ello, habitantes celosos de sus tierras y su forma de vida se defienden hasta las últimas consecuencias de casi 1000 soldados federales que llegan a Chihuahua con la consigna de doblegarlos a toda costa. Acontece después que en pleno combate al enemigo, ambos bandos descubren su humanidad. Empero, absortos en la ígnea refriega, la razón real de la batalla los elude. En la página 134 se abre la primera grieta moral en los

Reseña: El rey viejo de Fernando Benítez

Es un azar. Los que nos eran leales nos traicionaron, los que fueron traidores pueden salvarnos. no sabemos ya nada de nada. — Extraño país el nuestro. — Es un país corrompido hasta la médula de los huesos -suspiró. Enrique a Carranza, en medio de su huída. El sueño y desencanto de un burócrata con aspiraciones de intelectual perfila muy bien el momento de quiebre que tal vez pasaron los secretarios de este nuevo régimen. Ellos, al igual que Enrique, el burócrata de El rey viejo, fueron violentamente atravesados por la crudeza de la política mexicana cuando creyeron que podían acceder a las glorias del gobierno y hacer historia sin penurias o dificultades. "No hay un gran mexicano que no sea o haya sido un fugitivo". No me simpatiza la causa legalista de Carranza pero la corta novela ayuda a forjar una extraña empatía del orden ante el caos de los mexicanos que no se cansaban de guerrear entre ellos, cambiando de bando conforme la necesidad, la codicia y