Ir al contenido principal

Hablando con el historiador ausente

El presente es perpetuo
Los montes son de hueso
y son de nieve
están aquí desde el principio
El viento acaba de nacer
sin edad
como la luz y como el polvo
"Viento entero"
Octavio Paz


ESTO YA HA SUCEDIDO ANTES
De la época que hizo posible la moneda de $20 con el rostro de un escritor, emerge un monstruo: se están cobrando las cuentas de un pasado que se transforma por cuarta vez.

¿QUIÉN ES OCTAVIO PAZ?
De una poesía sinuosa y sugerente emergió el comentarista. Ese es Paz, un autor obsesionado con las contradicciones de su país. Desgarrado por las propias, pasó por su propio Entzauberung del mundo al militar en la izquierda pero disentir de sus expresiones real-existentes.

Era tan creyente en México que le tuvo paciencia al país hasta sus últimas consecuencias. Gradualista convencido, combatió con vehemencia el socialismo que dictaba el fin de la historia y de manera lineal, abogó por una liberalización priísta y mayores libertades para así, alcanzar la modernidad negada a México por su convulsa historia.

¿QUIÉN ES ENRIQUE KRAUZE Y QUÉ LE DEBE A PAZ?
Krauze es un producto de ello. Gradualista del gradualismo, reformista de las reformas, es un historiador producto de un poeta devenido comentarista.

CRÍTICA DE KRAUZE
Su producción y reproducción de una historia nacional fue impulsada por la Industria Cultural mexicana (Adorno dixit) que encontró su pináculo con la propagación de los documentales de Clío. Intelectuales orgánicos de una derecha que nunca los entendió, pero los encumbró por funcionales, los historiadores y escritores grávidos de Krauze vivieron una gloria porque llegaron a pasarlos como colofón de programas con alto rating 

EL HISTORIADOR AUSENTE DE LA IZQUIERDA
La crítica de Krauze desde la izquierda se hace desde la polémica, no desde la historia. No tuvo reales adversarios hasta ahora, con Krauze demediado, el historiador ausente de la izquierda no está ausente ya. Como se encabeza una cuarta modificación, que tañeron como historia, no se necesita nada más.

Lo más leído de Rodrigo Cornejo:

Reseña: "Los de Abajo" de Mariano Azuela

Antes de que Azuela decidiera cambiar su estilo a uno más surreal y psicológico, escribía un poco como Hemingway. Aunque él lo antecede, Hemingway tenía un objeto del deseo más noble y náutico que la revolución mexicana - el mar cubano. Azuela supo lidiar con lo que tenía enfrente en 1915 con un lenguaje directo y seco. No por ello es plano. Narrar como cae al suelo un federal al que habían "acostumbrado a no comer" es una estampa que brilla por su simpleza pero que también es dura y corroe. La conciencia de la violencia en medio de mezquites y nopales emerge de este libro. No se disculpa por existir.

La revolución no civilizó a México, solamente desplegó fuerzas humanas y montaraces contra los intentos de modernizar el país a punta de esclavitud. Las 'limpiadas' que hacían al llegar a los pueblos los personajes de Azuela al principio son nobles pero culminan en una banda de pistoleros que cepillan el poco maíz de un campesino solamente porque pueden.

Nadie gana pero a…

Reseña: "Tomóchic" de Heriberto Frías

Tomóchic es una novela corta que contiene el germen espiritual de la lucha por la libertad del mexicano. El maestro tapatío Gutierrez Vega (Q.E.P.D.) la nombró como el relato de la resistencia numantina en México por antonomasia. En un pueblo de más o menos cien habitantes, nace un nuevo culto religioso y un orgullo que devendría en heroísmo.

¿Por qué? El gobierno central vive entregando sin pudor aquellas tierras y recursos al extranjero, práctica que sobrevive hasta nuestros días. Traición apátrida suficiente para colmar la paciencia de cualquiera. A raíz de ello, habitantes celosos de sus tierras y su forma de vida se defienden hasta las últimas consecuencias de casi 1000 soldados federales que llegan a Chihuahua con la consigna de doblegarlos a toda costa. Acontece después que en pleno combate al enemigo, ambos bandos descubren su humanidad. Empero, absortos en la ígnea refriega, la razón real de la batalla los elude.



En la página 134 se abre la primera grieta moral en los federal…