Ir al contenido principal

Notas a una polémica del cambio climático

Hay personas que siguen atrapadas en la Berniemanía y con una lectura ajena y extraña a las circunstancias nacionales de México:


Para EE.UU. está Bernie Sanders.
Para México, es una pobre respuesta anhelar que vengan a salvarnos de fuera, por eso…

Se entiende el diagnóstico global, porque los países son interdependientes. Lo que no se entiende, ni se debe de perdonar, es no tener un diagnóstico nacional y una postura que no sea un copy/paste de EE.UU. o de Suecia respecto a varias cosas.

¿México debería de ponerse objetivos alineados a los que las potencias globales le imponen y condicionar el bienestar para sus poblaciones mientras que las potencias contaminantes ya aprovecharon su potencial energético fósil? ¿Vamos a atarnos de mano asumiendo compromisos globales de forma acrítica? ¿O vamos a generar una respuesta auténticamente nacional, que aparte tome en cuanta a las mayorías a nuestros trabajadores industriales y del campo?

Las transiciones energéticas se financian cuando el potencial de los combustibles fósiles dan las facilidades para hacerlo (Noruega, et. al). En países con poblaciones más grandes, los resultados son poco concluyentes en la mezcla energética (Alemania, Francia).

La generación de renovables presenta problemas técnicos importantes como la variabilidad y su transmisión en líneas de alta tensión, que son sistemas que requieren de estabilidad en la generación. ¿Estamos dispuestos a agregar nuclear y fósil a la mezcla como lo hace el mundo desarrollado o solo estamos dispuestos a decir que no nos gusta el petróleo y ya?

¿Ya revisaron la experiencia de Aura Solar I? ¿Qué mezcla de inversión pública y privada es la mejor? ¿Qué piensan de las subastas energéticas y por qué no se subieron al tema cuando se trató desde la CFE?

¿Qué tienen que decir de la experiencia con turbinas en el sureste? ¿No es eso, según su visión, neoextractivismo?

Por último, campañear no es gobernar. 

Lo más leído de Rodrigo Cornejo:

Reseña: "Los de Abajo" de Mariano Azuela

Antes de que Azuela decidiera cambiar su estilo a uno más surreal y psicológico, escribía un poco como Hemingway. Aunque él lo antecede, Hemingway tenía un objeto del deseo más noble y náutico que la revolución mexicana - el mar cubano. Azuela supo lidiar con lo que tenía enfrente en 1915 con un lenguaje directo y seco. No por ello es plano. Narrar como cae al suelo un federal al que habían "acostumbrado a no comer" es una estampa que brilla por su simpleza pero que también es dura y corroe. La conciencia de la violencia en medio de mezquites y nopales emerge de este libro. No se disculpa por existir. La revolución no civilizó a México, solamente desplegó fuerzas humanas y montaraces contra los intentos de modernizar el país a punta de esclavitud. Las 'limpiadas' que hacían al llegar a los pueblos los personajes de Azuela al principio son nobles pero culminan en una banda de pistoleros que cepillan el poco maíz de un campesino solamente porque pueden. Nadie gana

Reseña: "Tomóchic" de Heriberto Frías

Tomóchic es una novela corta que contiene el germen espiritual de la lucha por la libertad del mexicano. El maestro tapatío Gutierrez Vega (Q.E.P.D.) la nombró como el relato de la resistencia numantina en México por antonomasia. En un pueblo de más o menos cien habitantes, nace un nuevo culto religioso y un orgullo que devendría en heroísmo. ¿Por qué? El gobierno central vive entregando sin pudor aquellas tierras y recursos al extranjero, práctica que sobrevive hasta nuestros días. Traición apátrida suficiente para colmar la paciencia de cualquiera. A raíz de ello, habitantes celosos de sus tierras y su forma de vida se defienden hasta las últimas consecuencias de casi 1000 soldados federales que llegan a Chihuahua con la consigna de doblegarlos a toda costa. Acontece después que en pleno combate al enemigo, ambos bandos descubren su humanidad. Empero, absortos en la ígnea refriega, la razón real de la batalla los elude. En la página 134 se abre la primera grieta moral en los